APORTACIONES CISTERCIENSES AL DESARROLLO DE LAS MATEMÁTICAS EN EL SIGLO XVII

José Luis González, Juan Antonio Flores

Resumo


El siglo XVII se define como un periodo cargado de contrastes; por una parte, la crisis económica que se asentó durante toda la centuria, y que afectó a España y al resto de Europa, pero, por otra, el desarrollo de las grandes compañías comerciales, la época dorada de la literatura y el auge de la ciencia en lo que se define como un periodo revolucionario plagado de grandes logros y de grandes nombres de científicos que aún perviven en nuestra memoria.

Un aspecto quizá menos conocido en esta época es el papel que jugaron las órdenes religiosas en el desarrollo de estos conocimientos científicos, especialmente, la orden del Císter, en la que hemos centrado nuestra investigación. Nombres como Miguel de Quirós, natural de Campo  de Criptana (Ciudad Real) o Juan Caramuel Lobkowitz, nacido en Madrid, son solo dos ejemplos de cómo el Císter influyó en el desarrollo de las matemáticas en el siglo XVII. Generalmente se ha culpado a la Iglesia de ser un obstáculo para el desarrollo científico. Bien es cierto que la sacra institución instauró unos rígidos principios y dogmas de fe que frenaron el librepensamiento y el desarrollo de los conocimientos más allá de la ortodoxia teológica. Pero hubo un sector, al abrigo de la vida monacal, que hizo una fuerte apuesta por la investigación influyendo, sin duda, en el desarrollo que las matemáticas iban a tener en el continente europeo durante la Edad Moderna

Texto completo:

PDF

Apontamentos

  • Não há apontamentos.


Direitos autorais 2017 Revista de História da Educação Matemática